La comida chatarra o comida basura: todo lo que debes saber

La comida chatarra y los productos ultraprocesados: todo lo que debes saber

“No conviertas tu estómago en una bolsa de basura”

Hace unos meses escribí un artículo en el que hablaba de los alimentos que deberíamos comer, y cuales deberíamos evitar. Para resumirlo en una frase te diré que, para tener una buena salud debes priorizar al máximo los alimentos reales, la comida de verdad. Y no dejarte engañar por la publicidad que existe entorno a según qué productos alimenticios, que el hecho de que sean comestibles no significa que sean buenos para tu salud, tal y como lo expliqué en el artículo, a la industria alimentaria no le interesa tu salud.

 

¿DE VERDAD ES TAN MALA LA COMIDA CHATARRA?

Vamos a ver, las hamburguesas, patatas/papas fritas, helados, salchichas, etc. están deliciosas, pero como seguro que ya lo sabes (o al menos lo has oído) son terriblemente nefastos para nuestra salud y nuestra figura. Pero ¿por qué? Pues porque son muy ricos en calorías varías (que no nutren), carbohidratos simples, grasas trans, azúcares, sodio y diversos aditivos más, que cuanto menos son de dudosa reputación que, aunque sean seguros no significa que sean inocuos. Es decir, puede ser que no te maten al tomarlos, pero es posible que según tu susceptibilidad puedan afectar tu sistema digestivo o endocrino y que, a consecuencia de ello, pueden gestarse en tu organismo enfermedades crónicas. Y, además, son de rápida absorción y muy pobres en nutrientes como fibra, proteínas de calidad, vitaminas y minerales.

Muchas de las consecuencias que producen se conocen, y pese ello este tipo de productos pueden resultarte irresistibles, llegando incluso a menospreciar los riesgos que tienen sobre nuestra salud.

¿Pero sabes cuál es el motivo de que no te importen los citados riesgos? Es porque la comida chatarra produce en nuestro cerebro un efecto placentero al inducir la producción de dopamina (un neurotransmior que es especialmente importante para la función motora), que nos da una sensación de bienestar y saciedad. Se ha evidenciado que la bioquímica cerebral es “secuestrada” por la intensa liberación de dopamina que ocurre en el cerebro cuando se comen estos alimentos (estudio).

La comida chatarra y los productos procesados (que no alimentos, porque no alimentan) con altas cantidades de azúcar, grasas (de mala calidad) y sal, pueden ocasionar que las personas lo consuman de manera compulsiva y sin control (estudio), pues al igual que las drogas, estas sustancias siguen las mismas rutas que el circuito neuronal que activan las zonas cerebrales relacionadas con el placer, lo que explica muchas cosas, por qué son una opción a la que acudimos cuando estamos enojados, estresados, o ansiosos por ejemplo. O también, porque nos resulta tan difícil dejarlos y resistir la tentación de darles, aunque sea un bocado a ese dulce y esponjoso donut.

 

CONSECUENCIAS DE CONSUMIR COMIDA CHATARRA

Algunos estudios observan que el consumo de azúcares puede tener efectos devastadores sobre el  metabolismo que van mucho más allá de su contenido calórico (estudio).  Puede provocar resistencia a la insulina, triglicéridos elevados, aumento en los niveles de colesterol LDL o aumento de la acumulación de grasa en el hígado y la cavidad abdominal (estudio, estudio). De hecho, comer en exceso carbohidratos refinados está asociado con efectos negativos para la salud y muchas enfermedades crónicas (estudio, estudio, estudio).

Por tanto, después de revisar varios estudios y artículos, podemos decir que, consumir comida basura y productos ultraprocesados o sustituir algunas de nuestras comidas por este tipo de productos pueden acarrearnos problemas de salud muy serios y la lista de ellos es enorme:

  • obesidad
  • diabetes tipo 2
  • hipertensión
  • enfermedades cardiovasculares
  • hipercolesterolemia
  • trastornos óseos
  • problemas de memoria y aprendizaje
  • hiperglucemia
  • gastritis
  • fatiga crónica
  • aumento del riesgo de demencia
  • cáncer
  • incluso, puede aumentar considerablemente el riesgo de padecer depresión.

 

COMIDA CHATARRA. NO, ¡GRACIAS!

Si quieres a tu hijo/a o nieto/a no, lo mejor es que no les des ese tipo de productos, piensa que, lejos de beneficiarles en algo, les perjudica, y MUCHO, a tal punto que, puede que le reste años de vida (o al menos de calidad de vida) y estoy completamente seguro de que eso no quieres ¿verdad? Y, si eres tú el que toma ese tipo de productos y si te quieres (si te quieres de verdad) no deberías tomarlos.

La industria alimentaria seguirá sacando productos muy atractivos (puedes añadir los sinónimos que quieras) y seguirá intentando vendértelos, si es a costa de tu salud, que sepas que eso no le importa lo más mínimo. Pero está en tus manos decidir qué comer, nadie fuerza tu mano a recoger comida y ponerla en tu boca. 

Como dice un proverbio inglés…

“No cabes tu tumba con tu propio cuchillo y tenedor” (o manos).

Si comes con regularidad comida chatarra y productos ultraprocesados, lo que debes hacer es reducir, e incluso eliminar lo que el diario The Gardian llama “la nefasta trinidad de los malos alimentos” y si bien está en discusión la responsabilidad de la industria de los alimentos, por nuestro bien, pensemos como el bueno de Michael Moss (periodista y autor del libro: adictos a la comida basura) que “ellos tienen la sal, el azúcar y las grasas de su lado, pero no nosotros al final tenemos el poder de decidir” Elige sabiamente 😉

 

Por tu salud, y la de los tuyos dile ¡NO A LA COMIDA CHATARRA!

 

 

 

Si te ha sido útil este artículo compártelo para que mucha más gente pueda beneficiarse. Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia déjalo abajo en la sección de comentarios.

 

 

Sígueme en:

Facebook

Twiter

Instagram

 

Un abrazo

Yovanny

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *