¿Cómo afecta el cambio de trabajo, ciudad o país en tu alimentación?

Alimentación y cambio de trabajo, ciudad o país ¿Cómo afecta?

«Un hombre demasiado ocupado para cuidar su alimentación, es como un mecánico demasiado ocupado para cuidar sus herramientas» Proverbio español.

¿Alguna vez has cambiado de trabajo o de horarios y has notado que eso afecta a tus hábitos alimenticios? ¿Has cambiado o vas a cambiar de ciudad o país y no sabes cómo será tu alimentación en el nuevo entorno?

En esta entrada, vamos a analizar cómo afecta a tu alimentación el cambio de trabajo y el cambio ciudad o de país. También podrás leer algunos pequeños consejos que espero que te sean útiles.

 

ALIMENTACIÓN Y CAMBIO DE TRABAJO

Actualmente, el cambio de trabajo es una situación se da con bastante frecuencia.  Hoy en día existen distintos tipos de horarios de trabajo, siendo unos más fáciles de combinar con las comidas que otros. Lo que debes hacer es planificar tu alimentación en función del nuevo horario y, si es posible aprovecha los descansos para realizar tus comidas si así lo deseas.

Si tienes tiempo de comer al mediodía en casa, sería genial. Pero en las grandes ciudades, la gran mayoría de las personas se ven “obligadas” a comer fuera de casa. Te puedes encontrar con que en tu nuevo trabajo no hay comedor y te ves forzado/a a comer de menú. O también, puede darse el caso de que haya comedor pero que la comida que oferte sea poco saludable o poco adecuada para tus objetivos.

¡Tranquilo/a! ante estas dificultades, HAY ALTERNATIVAS 🙂

Lo primero y más importante es que pienses que puedes romper moldes. Si en tu trabajo nadie lleva fiambrera o tupper, tu puedes ser el primero en hacerlo, y quién sabe, lo mismo marcas tendencia 😉

Si vas a comer de menú, busca restaurantes que oferten opciones saludables. Tampoco se trata de que comas solo/a, la comida es para disfrutar, y si es en compañía, mucho mejor; propón a tus compañeros tus ideas, es muy posible que te puedan acompañar.

Si decides llevarte fiambrera, ¡adelante!, pero piensa si lo puedes hacer todos los días, si eso te va a estresar mucho, mejor tómatelo con calma, altos niveles de estrés no son nada favorables para tu salud. Puedes empezar poco a poco, por ejemplo, un día sí y un día no. Hay casos como éste en el que las medias tintas también valen ;). Lo más importante es que vayas creando el hábito. Para conseguir buenos resultados debes organizarte para que así sea factible tu propósito de llevar una alimentación saludable. Siéntate y evalúa las opciones que tienes, y una vez decidas cómo te organizarás, prevé las necesidades.

Por otro lado, si lo que ocurre es que antes comías fuera de casa y ahora comes en casa, tienes que organizarte para evitar improvisar y comer cualquier cosa, eso a tu cuerpo no le conviene.

 

ALIMENTACIÓN Y TRABAJO EN TURNOS ROTATIVOS

Si tu caso es que tienes turnos rotativos, planifica tus comidas según tus horarios, dale a tu alimentación la importancia que se merece.

Del mismo modo, analiza tus hábitos de sueño, los cuales están directamente relacionados con tus horarios y organización diaria. La falta de sueño, puede alterar tus hormonas y éstas tu salud y tu peso (estudio), (artículo).

 

ALIMENTACIÓN Y CAMBIO DE CIUDAD O PAÍS

Si te vas a vivir a otro país, uno de los principales cambios que debes afrontar es la alimentación, lo sé de primera mano. Yo mismo, en su momento emigre siendo adolescente, y ahora después de varios años, estoy de regreso a mi país de origen (Ecuador). Los hábitos alimenticios y los alimentos de cada región, país o continente van de la mano con la cultura y las costumbres propias del lugar. En el nuevo entorno te sientes obligado a adaptar tu alimentación y es, por lo tanto, un aspecto importante a considerar.

Normalmente, se suelen mezclar ingredientes y platos del país de origen con nuevos alimentos y recetas del país de acogida (lo cual, si lo haces adecuadamente puede ser bastante enriquecedor).

Las principales causas por las que se suelen realizar dichas mezclas son:

  • No se encuentran los alimentos que se consumían (cada vez menos frecuente);
  • Los alimentos se encuentran, pero su sabor es distinto;
  • Los alimentos se encuentran, pero son excesivamente caros.

Debido a estas dificultades, si no te tomas el tiempo para conocer los nuevos alimentos y sus posibles combinaciones, es frecuente que sufras alteraciones de peso e incluso carencia de algunos nutrientes. Si en algún momento estás en esta situación, te aconsejo que dediques un tiempo para asimilar todos los cambios y que readaptes tu alimentación. Debo decirte que, ningún alimento es imprescindible, tu cuerpo no entiende de alimentos, a él, lo que le importan son los nutrientes que contengan los alimentos.

 

 

Si te ha sido útil este artículo compártelo para que mucha más gente pueda beneficiarse. Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia déjalo abajo en la sección de comentarios.

 

 

Sígueme en:

Facebook

Twiter

Instagram

 

Un abrazo

Yovanny

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *